Páginas

martes, 25 de noviembre de 2008

LA BODA... (Y los amigos de siempre)

"Has luchado siempre porque no te mande nadie... y lo peor es que lo has conseguido." Me espetó.


Acabo de llegar de una boda, una boda mañanera, que, de elegir, las prefiero, prefiero el dia a la noche, en esto de las bodas; la noche me gusta para leer, pensar, echar cuentas del dia pasado, pasear con una buena charla... pero para bodas, ya digo, prefiero el dia, aunque se alargue, como suele ocurrir: siempre llegas a casa con tiempo de estar un rato con tus cosas, de echarle un vistazo al correo y comprobar si te ha escrito algo alguien, de visitar tu pagina y ver si te han visitado mucha gente, hojear el blog... y, si tienes tiempo y ganas, recopilar los recuerdos del dia ó retomar el dibujo a tinta que casi tengo terminado.

Bueno, pues decia que acabo de llegar de una boda; se ha casado el hijo de un amigo de "los de siempre", de esos amigos que tu sabes que siempre estan, perdurables, inamovibles... casi eternos, de los que el paso del tiempo, de los acontecimientos, no les afectan... amigos que siempre estan ahí, aunque no nos veamos en mucho, mucho tiempo.

Siempre me habia dicho, y a los demas cuando me han dejado, que en esto de las bodas y demas compromisos sociales deberia uno "jubilarse" cuando lo hicieras de tu trabajo, aunque yo no estoy muy de acuerdo en esto de dejar de trabajar, me gustaria hablar de ello algun dia: te jubilas y te jubilas de todo, digo yo. Bueno pienso que es un buen deseo.

Y hay un hecho evidente en las bodas, en muchas de ellas, y es que te encuentras también con otros "amigos de siempre", amigos de "lo menos 40 años", como me decia uno de ellos, y no se si es bueno ó regular, porque sucede que encontrarte con estos amigos de siempre, pero con los que no has estado durante muchos, muchos años, te ponen en tu sitio. Me explico. Te hacen reflejar en ellos como el tiempo ha pasado, como ha dejado la huella que suele dejar. Tu que te sigues sintiendo "nuevo", que no has sentido el tiempo en ti, que te has seguido mirando en el espejo "como siempre", y... de pronto, en un momento,... el espejo de estos amigos de siempre, de "tu tiempo", te colocan en tu sitio, que es exactamente el de ellos.

Y quizas lo peor esté en la evolución, la evolución de ideas, de pensamiento... que no todos hemos sufrido: "pero.. fulanita no pensaba asi, no era asi cuando..." y fulanito ¡como ha cambiado! las cosas que dice, pero si fulanita era una pía, muy pía...", pero "si Fulanito sigue pensando igual, no ha cambiado en nada". Y empiezas a darte cuenta de que quieres a tus amigos de siempre, pero por fidelidad, casi por nostalgia: pocas conversaciones podrias tener... ahora. Por eso en la mesa la conversación deriva casi a estadísticas, se habla de hijos tenidos, de hijos casados, de hijos casados como Dios manda y como no manda y ¡de nietos! Seguro que de intervenir las creencias, las ideologias, la sociedad, el humanismo...no tendriamos muchos puntos en común. Es como si quisieramos pasar de puntillas por todo, sabiendo que dentro de unas horas cada uno volverá a su trabajo, a su ocio, a sus nietos o a lo que sea. El tiempo... que pasa para todo y para todos.

He empezado estas notas con una frase que me dijo uno de los amigos, y que viene a demostrar como nos veiamos: "Has luchado siempre porque no te mande nadie... y lo peor es que lo has conseguido", me espetó. Me cogio desprevenido, no tenia conciencia de haber luchado por lo que me decia, pero me vino a decir como nos pueden ver los demas y tu ni tener idea de ello. ¿Asi me ves tu? ¿asi me has visto tu?, le contesté. La verdad es que me reí de su comentario, ocurrencia ó recuerdo, no se, pero lo guardé para analizarlo mas tarde. ¿Que quiso decirme? ¿Como me veia a traves del tiempo pasado?. Y segui pensando en ello de vuelta en el coche. Y llegue a la conclusión, igual "barro para dentro", como suele hacerse, de que mas que recordar por lo que yo dice que luchaba, se trataba de como me veia despues de algunos años, y quizas lo asociaba con un ser independiente, quizas libre, quizas sin convencionalismos, quizas sin prejuicios... quizas, quizas solo fuera una deformación en su apreciación por el tiempo que hacia que no nos veiamos, que no hablabamos. ¿Pero tu me conoces? le dije. Pensó la respuesta. "Evidentemente no". "Pues claro, le contesté, como yo a ti tampoco". Es curioso la impresión "nueva" que causamos y nos causan, en aquellas personas a las que no vemos en mucho tiempo: quizas influya la "impresión que teniamos de cada uno de nosotros en aquellos momentos".
Terminó la boda, y todos nos fuimos y nos separamos nuevamente, con nuestros recuerdos, nuestros dias, nuestros tiempos, en los que probablemente incluyamos el haber estado con unos amigos despues de largo tiempo y parecer desear que, el tiempo, no habia pasado.

P.D.: Quizas venga al caso una nueva poesia que he incorporado.

4 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
carmela dijo...

Buena descripción de un momento placentero, donde se reunen buenos amigos, alegría del encuentro, reflejo de uno mismo, vidas comenzadas con proyectos comunes, caminos diversos.Saludos

Adriano dijo...

Bueno Carmela, tampoco hay que ponerse asi. A mi me ha parecido un poco nostálgico ¿no?, a lo mejor encubierto por esa distancia que quiere aparentar el personaje. De todas maneras si estoy de acuerdo contigo en que algunas bodas, no todas, suelen convertirse en momentos agradables y en casos como el que se comenta mas, al tratarse de antiguos amigos. La amistad siempre estará por encima de todo.

Juan Adolfo dijo...

Yo creo Adriano que no habia nostalgia en el momento y por tanto no creo que se me haya colado al describirla. Estoy de acuerdo con Carmela, al definir el momento como un encuentro, un motivo de estar y recordar con amigos de siempre.