Páginas

domingo, 16 de noviembre de 2008

MEMORIAS DE ADRIANO en traducción de JULIO CORTAZAR. (Margarite Yourcenar)

Hace unos dias terminé su lectura. Escrito en primera persona, la autora lo justifica en sus "Cuadernos de notas a las MEMORIAS DE ADRIANO": "Si decidí escribir estas Memorias de Adriano en primera persona, fue para evitar en lo posible cualquier intermediario, inclusive yo misma. Adriano podia hablar de su vida con mas firmeza y mas sutileza que yo". Es de una lectura cómoda, fácil, a pesar de su densidad y la conveniencia de pararte a pensar, a analizar, sobre muchas de las frases que aparecen en la narración y que he ido recogiendo conforme iba entrando en la vida de Adriano; las relaciono mas abajo. No es esta la primera vez que leo las Memorias..., ya lo hice hace muchos años y posiblemente entonces no supe apreciar su lectura como me ha ocurrido en esta segunda vez, y ya me he preguntado porque; me ha ocurrido con otras lecturas y debe ser por la disposición que tengas a la hora de leerlo, o no se, mejor percepción ó quizas que sea este el momento en que debias leerlo. A veces pienso que algunos libros tienen vida propia y según como tu andes con la tuya es mejor ó peor percibido.
Al final del libro, en el último apartado, "Cuaderno de notas a las Memorias de Adriano", en el que se recogen las notas que la autora iba escribiendo durante la gestación, vida, nacimiento, de su libro, ademas de muy interesantes, como todo lo de Margarite Yourcenar, nos muestra ademas de su pensamiento, el que, a pesar de que lo deshizo y lo volvio a empezar en varias ocasiones, en ningun momento se planteó su "aborto"; como decia en ellas "fue un recorrido largo, de años" que, desde luego valió la pena.

Por otro lado, y mientras lo he ido leyendo, he ido seleccionando algunas de las frases que mas me han llegado, por su lucidez, su profundidad de pensamiento y por lo actual de algunas de ellas, tambien de algunas de sus notas que relaciono en primer lugar porque de alguna forma fueron escritas antes de que el libro pudiera leerse.

Entre las Notas a las Memorias de Adriano me he ido quedando con estas:
"Este libro fue concebido y despues escrito, en su totalidad o en parte, bajo diversas formas, en el lapso que va de 1924 a 1929, entre mis veinte y mis veinticinco años de edad. Todos esos manuscritos fueron destruídos y merecieron serlo". "Trabajos vueltos a emprender en 1934"
.- Destacar en esta Nota tanto su juventud como la firmeza y seguridad de la obra que quería.

"Tomar una vida conocida, concluida, fijada por la Historia (en la medida en que puede serlo una vida), de modo tal que sea posible abarcar su curva por completo. Hacerlo de manera que ese hiombre se encuentre ante su propia vida en la misma posición que nosotros".

.- No cabe duda de la visión que tenia sobre lo que iba a ser la biografia/vida del hombre que habia escogido"

" En todo caso, yo era demasiado joven. Hay libros a los que no hay que atreverse hasta no haber cumplido los cuarenta años. Se corre el riesgo, antes de haber alcanzado esa edad, de desconocer la existencia de grandes fronteras naturales que separan, de persona a persona, de siglo a siglo, la infinida variedad de los seres... Me hicieron falta esos años para aprender a calcular exactamente las distancias entre el emperador y yo"

.- Acepta ser demasiado joven y la necesidad de mejores experiencias y conocimientos.

" Hundimiento en la desesperación de un escritor que no escribe."

.- ¿Los nublados?

"No tiene importancia: tal vez fuera necesaria esa solución de continuidad, esa ruptura, esa noche del alma que tantos de nosotros hemos padecido en aquella época, cada uno a su manera, y muy frecuentemente de modo mas trágico y mas definitivo que yo, para obligarme a tratar de colmar la distancia que me separaba de Adriano, sino sobre todo lo que me separaba de mi misma."

.- Su lucha por distanciarse de Adriano lo extendia al parecer, por necesidad, a ella misma.

"En diciembre de 1948 recibí de Suiza, una maleta llena de papeles familiares y cartas de mas de diez años de antigüedad. Me senté junto al fuego para acabar con esa especie de cosas muertas... deshacia atados de cartas, releía, antes de destruirlos, ese monton de correspondencia con personas olvidadas... algunas databan de una generación anterior a la mia... Desplegué cuatro o cinco hojas dactilografiadas, el papel estaba amarillento: Querido Marco... Marco... Marco... ¿De qué amigo, de que amante, de qué pariente lejano se trataba?... recordé de pronto que ese Marco no era otro que Marco Aurelio, y supe que tenia entre mis manos un fragmento del manuscrito perdido. Desde ese momento, me propuse reescribir ese libro costara lo que costare."

.- Una casualidad, un hecho simple como destruir papeles viejos, hace que una autora tome la de decisión de escribir ese libro que gestó, al parecer, anticipadamente como ella misma confiesa.

"Me complacía en hacer y rehacer el retrato de un hombre que casi llegó a la sabiduría."

.- El personaje, ese hombre, decididamente la habia tomado.

"Imposibilidad, también, de tomar como figura central un personaje femenino... Basta con que una mujer cuente sobre sí misma para que de inmediato se le reproche que ya no sea mujer. Y ya bastante dificil es poner alguna verdad en boca de un hombre."

Y ésta última:

"El hombre mas apasionado por la verdad ó al menos por la exactitud, es por lo comun el mas capaz de darse cuenta, como Pilatos, de que la verdad no es pura. De ahí que las afirmaciones mas directas vayan mezcladas con dudas, repliegues, rodeos que un espíritu mas convencional no tendría."

.- No tengo comentarios: estoy de acuerdo.

Y de la lectura del libro me quede con estas frases, puestas en boca del Emperador Adriano, indicativas al menos para mi de la profundidad de pensamiento de esta autora, y que me deberia servir de ejercicio de reflexion .

" Cada cual se consagra a sus propios dioses."

"Fundar bibliotecas equivalía a construir graneros públicos, amasar reservas para un invierno del espíritu."

"Reproducimos al infinito algunas decenas de obras maestras que ya no somos capaces de inventar."

"Soy como los escultores: lo humano me satisface pues alli encuentro todo, hasta lo eterno."

"Parte de nuestros males proviene de que hay demasiados hombres vergonzosamente ricos o desesperadamente pobres."

"La urgencia por gozar del tiempo que queda.

"...un inteligente reajuste económico del mundo está todavia por hacer."

"Nadie tiene el derecho a tratar la tierra como trata el avaro su hucha de oro."

"... lo que importa es que la prosperidad sirva para todos y no solamente para los bancos de Herodes Atico o para el pequeño especulador."

"Cada hombre está eternamente obligado en el curso de su buena vida, a elegir entre la esperanza infatigable y la prudente falta de esperanza, entre las delicias del caos y las de la estabilidad, entre el Titán y el Olimpo..."

"Toda dicha es una obra maestra: el menor error la falsea, la menor vacilación al altera, la menor pesadez la desluce, la menor tontería la envilece."

"...habia luchado lo mejor posible para favorecer el sentido de lo divino en el hombre, sin sacrificar lo humano."

No tienen desperdicio.




3 comentarios:

Chiqui dijo...

Juan Adolfo, dejo aquí este artículo. Da unos datos interesantes sobre la autora. Quiero añadir que en ‘Sarah Lawrence College’ ( donde mi hijo mayor estudió!) Marguerite conoció a Isabel Garcia Lorca (hermana del poeta) y a Laura de los Rios, mujer de Francisco Garcia Lorca, (hermano del poeta). Como sabes, la familia Lorca se exilió a NY después de la guerra civil. Tanto Isabel como Laura enseñaron español allí. Por entonces el College era sólo de señoritas; ahora, hace años que es mixto.

Este es el enlace de donde procede el artículo
http://tinyurl.com/6gtjen


Marguerite Yourcenar
(1903-1987)
Marguerite Yourcenar es el pseudónimo que usó la escritora Marguerite Cleenewerck de Crayencour. Nació en Bruselas, Bélgica, el 8 de junio de 1903. Su madre murió a los 10 días de su nacimiento por complicaciones en el parto y fue educada por su padre en una finca en el norte de Francia. Yourcenar leía a Racine y a Aristófanes a los ocho años, su padre le enseñó latín a los 10 y griego clásico a los 12.
A partir de 1919, abandona su nombre de pila y empieza a firmar como Marguerite Yourcenar, que más adelante sería registrado legalmente como su nombre. Su primera novela, Alexis o el tratado del combate estéril fue publicada en 1929. Su mejor amiga en ese momento, la traductora Grace Frick, la invita a Estados Unidos, donde dará clases de Literatura comparada en el Sarah Lawrence College de la ciudad de Nueva York. Yourcenar y Frick se hacen pareja en 1937 y permanecen juntas hasta la muerte de Frick en 1979 a consecuencia de un cáncer de mama.

Además de sus propios escritos, Yourcenar tradujo al francés Las olas de Virginia Woolf en 1937, Lo que Maisie sabía, de Henry James en 1947 y e hizo un ensayo sobre Yukio Mishima.
En 1951 publica en Francia la novela Memorias de Adriano, en la que estuvo trabajando durante una década. La novela fue un éxito inmediato y tuvo una gran acogida por parte de la crítica. En ella, Yourcenar recrea la vida y muerte de una de las figuras más importantes del mundo antiguo, el emperador romano Adriano. La obra está escrita a modo de larga carta del emperador a Marco Aurelio, su sucesor e hijo adoptivo. Adriano explica su pasado, describiendo sus triunfos, su amor por Antinoo y su filosofía. Memorias de Adriano fue una novela pionera, que ha servido de influencia en la posterior novelística histórica, convirtiéndose en una obra maestra moderna.
Fue la primera mujer elegida miembro de la Academia francesa en 1980, aunque desde 1970 ya pertenecía a la Academia belga. En 1986 fue galardonada con la Legión de Honor francesa y, tras el éxito de Memorias de Adriano, siguió publicando novelas, ensayos, poesía y tres volúmenes de memorias
Yourcernar vivió la mayor parte de su vida en su casa Petite Plaisance en Mount Desert Island en el estado de Maine. Murió el 17 de diciembre de 1987, y la casa es ahora un museo dedicado a su memoria.

Juan Adolfo dijo...

Te agradezco la información; como creo que siempre, atenta y documentada.
Ya conocia algo de la vida de esta mujer, ya de por si digna de ser escrita. Nacio el mismo dia que mi hijo mayor... que con 7 años le hice socio de la Biblioteca Pública porque...¡¡me arruinaba comprandole libros¡¡

Anónimo dijo...

Juan Adolfo, estoy de acuerdo sobre tu opinión, de la lectura del Libro Memorias de Adriano, es un clásico de la literatura, no debería haber llegado a nuestras manos anticipadamente, porque los frutos de su lectura no son los mismos, hay una distancia de tiempo en la obra que también debemos de comprender.