Páginas

miércoles, 31 de diciembre de 2008

FELICIDAD A TODOS


Mis mejores deseos para el nuevo año, que os colme de felicidad, que se cumplan todos aquellos deseos que siempre habeis soñado y, si es posible, que el amor llene vuestra vida.

2 comentarios:

Adriano (Nuevo año) dijo...

Muchas gracias por la parte que me corresponde e igualmente para todos.

Anónimo dijo...

Educar significa contar de antemano con la libertad del individuo, pero cuando el individuo nace comienza un proceso en el que por edad, no puede dar uso a esa libertad, nosotros, padres/madres, educadores... asumimos esa responsabilidad, e incluso nos tomamos la libertad no sólo de decirles si creemos o no creemos, sino de enseñarles a creer y en lo que tienen que creer o no. Hubo un tiempo, en el que el ser humano no conocía los Dises, y mucho menos las religiones, sólo conocían las representaciones simbólicas, después, sobre el 11.000 a.C aparecieron los Chamanes con sus bastones de mando, y las sociedades comenzaron a organizarse entorno a jefes y escribas, sacerdotes...y se fueron forjando las grandes verdades inventadas por los más listos de las tribus para que el resto obedeciera y respetara unas normas y unos códigos que han llegado hasta hoy, aunque finamente perfeccionados por las sociedades hebreas primero, y después por los sucesivos imperios que todos conocemos... ¿Qué educador le cuenta al educado como, donde, y para qué nacieron los Dioses? Cada persona que eduque es libre de dar unas pautas u otras para conseguir al final un adulto íntegro, educado en valores (y aquí los entramos todos), en democracia, y todos los etc. que queramos, para ese objetivo de perfección final no hacen falta los dioses, ni los ídolos, ni las religiones, más bien todo lo contrario, pues mi argumento es que si se educa en valores a un niño solo tenemos que transmitirles esos valores, sin inventarnos tantas mentiras, sin crearles tantas necesidades, desde que nacen comenzamos una carrera de costumbres ancestrales que hay que cumplir, unas por fe, otras por tradición, otras por el qué dirán...¿No crees que cuando un individuo comienza a tener suficientes luces como para ser libre y elegir ya hemos escrito demasiadas páginas en su cerebro? ¿Te has preguntado qué porcentaje de nuestra personalidad transmitimos a nuestros hijos?, y nuestra personalidad no es transmiteiles nuestros conocimientos, transmitir conocimientos y valores es educar, en los conocimientos entra también, los símbolos, las costrumbre, la hitoria de las religiones y las civilizaciones, etc., pero con su nombre bien puesto y delimitado, sin que nos de miedo las palabras, los personajes y los hechos, sin inventar historias para explicar lo inexplicable (eso es mentir), la mentira es una de las caras mas feas que ven los niños cuando los educamos, y la ven con demasiada frecuencia. El tema da para mucho, y habría que revisar todo el formulario que hemos usado dentro del núcleo familiar, y te diré que lo más fuerte que he escuchado a un alumno, después de encontrar en su taquilla, zapatillas de deporte, libros, móviles... robados a sus compañeros, y tras tutoría con él y sus padres: "cada vez que robo algo me arrepiento, comulgo y buelvo a empezar", así lo tengo anotado en mi cuadeno de clase del año 2007, ese joven es uno más de los muchos que ven eso cada día en sus familias, no que rroben, pero que en la vida cotidiana cometemos infinidad de atropellos que nos creemos perdonados, disculpados, inobservados, etc. delante de nuestros hijos y ellos están ahí, como esponjas, y a su forma cuestionan, dudan, buscan la verdad a su forma, pero también aprenden a mentir, a fabricar verdades que a base de ser mintira se terminan creyendo, como muchas de las nuestras. LIBERTAD, DEMOCRACIA, EDUCACIÓN, INTEGRIDAD...Hay que llenar de verdadero contenido esas palabras, sin miedos, sin juicios previos, cuando tu quieras empezamos, creo que coincidiremos en muchas cosas. Hasta siempre.