Páginas

jueves, 24 de septiembre de 2009

MI TIEMPO POST-VACACIONAL O ¿Que os voy a decir?


Que el tiempo de vacaciones sea para descansar y reponer fuerzas para la reincorporación... no lo tengo nada claro, pero bueno, todo depende, porque unos dias de viaje en tu coche, callejeando por carreteras comarcales, disfrutando del paisaje, de sitios, de gastromia y de arte, quedandote en sitios inesperados... es una gozada y lo se por propia experiencia. Caso que no tiene nada que ver cuando las vacaciones son estrictamente familiares, en el mismo lugar y en tu misma casa de años: la rutina empieza al dia siguiente de estar "de vacaciones"; peor que si no estuvieras de vacaciones pues son muchas mas horas de convivencia y esto de la convivencia tiene su aquel que seria bueno tratarlo en algun que otro comentario y que no hace al caso ahora.


La rutina hace que los dias pasen a una velocidad de vértigo y la "familia", mas completa que en situación normal "permite" que ni descanses ni que puedas hacer lo que te venga en gana, que es lo que te pide el cuerpo en vacaciones. Por lo que el recurso de la lectura, de libros y prensa, en la terraza abierta a unas vistas preciosas y un fondo de musica agradable es casi tu salvación, en aquellos momentos en los que "la familia" se ha ido a la playa ó está en posición de descanso... nocturno.


La lectura de los libros que me llevé me llenaron, me compensaron del tiempo repetido y de la "abundancia" de la convivencia con sus consecuencias colaterales y no colaterales, pero la prensa diaria ... mejor no incorporarla como tarea : que si la gripe H1N1, que si cuidado con las otitis, que si los cánceres de piel, que si cuidado con el agua y, como no, la violencia juvenil y el desmadre a que estamos llegando, que si la crisis, que si los errores del capitalismo, que si las corrupciones, que si la asignatura esa para educacion de la ciudadania, palabra que me suena fatal, fatal... que si el tu más de los politicos, que si estadisticas que nos dicen que somos mas o menos el culo de Europa... que si el tu mas de la pareja...bueno lo que se dice un verdadero tiempo de relajacion, despreocupacion y descanso.


Cuando por fin los dioses o no se que cielos me permitieron unos dias para mi solito, cuatro o cinco, no mas, pensé:

"Creo que ha llegado la hora, si. Ha llegado la hora de la solidaridad, de trabajar para todos, de dejar ideologias, partidismos, progresias absurdas, capitalismos atroces, carrera armamentistica... Ha llegado la hora de trabajar para el bien común, de la preocupacion global, humanistica, ha llegado la hora de fomentar valores, de establer criterios de valoracion por encima del dinero, ha llegado la hora de restaurar los valores morales conseguidos despues de muchisimo esfuerzo, de humanizarnos... Ha llegado la hora de buscar otros referentes que no sean el futbolista de moda, el ultimo cantante, la tecnologia punta atroz o el afan último de tener. Es hora de una televisión responsable y no estúpida y vacia, es hora de dejar de valorar a los sin valores, es hora de asumir cada uno sus responsabilidades y formación y preparación de aquellos que se meten a oficio de padre, sin que nadie les haya obligado, es hora de priorizar en todos los aspectos de la VIDA. Es hora de defender la vida sin complejos, sin razonamientos absurdos, sin modernismo ni avances de falso progreso. Es hora de la convivencia. Es hora."

5 comentarios:

Adriano (Alegre) dijo...

Hombre, ya era hora, vayas vacaciones, te estaba echando de menos. La verdad que las vacaciones tiene su guasa. Dicen que es el tiempo en el que mas separaciones se producen. Yo siempre he pensado que seria bueno que cada uno tomara sus vacaciones
por separado, cada uno me refiero a los que forman una pareja, porque pasar de verse muy poquito a todo el dia... ¡es mucha tela¡. Por lo demas estoy de acuerdo en que deberia haber llegado la hora de lo que dices, pero yo creo que es muy dificil, que queda mucho por andar todavia. Me alegra verte de nuevo.

Juan Adolfo dijo...

Muchas gracias por echarme de menos Adriano y sobre todo por, ademas, sentirte alegre por ello.

clara dijo...

Pues en mi caso, reivindico las vacaciones atiborradas de familia, incluidos los daños colaterales de niños berreando, perros enredados en las piernas a todas horas, padres discurseando el mismo y conocido discurso, cada vez con menos criterio y más monótono, aperitivos y sobremesas interminables, pequeños roces, precursores de grandes broncas, todo eso, a manos llenas, a todas horas, para siempre jamás... lo reivindico; aunque no, no es reivindicar la palabra, lo añoro, lo deseo, porque viene envuelto en la mente en el blanco que produce la ausencia de la necesidad de tomar decisiones a todas horas...Una buena bronca con un hermano, eso es vida ¡sí señor!.

Anónimo dijo...

En todo caso creo que el tema requiere matizaciondes, porque no se renuncia a la familia, ni a los niños,ni al ruido, (el hecho de que lo tenga casi todo el año, la familia, los niños y el ruido, perro no porque no lo tengo, creo que no me dejan, me hace estar, me parece a mi, acostumbrado ó inmunizado ó las dos cosas)el ruido familiar casi no es ruído. En mi caso reivindico, un tiempo, un espacio ínfimo, pequeño, reducido para poder despejarme de once meses de rutina, incluido en ella la familia, los niños y el ruido que conlleva, sin el perro claro. Son muchos los casos, bastante mas de lo que parece, que los abuelos quedan atrapados en una vorágine de trabajo, de dedicación a los niños de sus niños mientras estos, aduciendo que tienen derecho a las vacaciones desaparecen, con muchísimo cariño, en viajes o playas sin pensar que el supuesto abuelo, abuela o los dos, TAMBIEN ESTAN DE VACACIONES.

clara dijo...

¡Hombre!, si se matiza, ya no es divertido, aunque al final no matizas mucho tú, Anónimo. Debes estar deseando un momento de tranquilidad igual que deseo yo el trajín vacacional, vacío de los sofocos del trabajo diario, por decir algo suave, que hoy ha sido un día de órdago a la grande, y pierdo el mus.
Te deseo que tengas lo que deseas. Ese espacio íntimo y tuyo, para descansar a tu gusto. Seguro que te lo has ganado cuidando de tus nietos, que también han salido ganando, apuesto lo que quieras. Ese cariño sobrepuesto y de lujo que dan los abuelos, marca para toda la vida.