Páginas

sábado, 1 de mayo de 2010

LA CONFIANZA CON MESURA




Me fuí a cortar el pelo; no a pelarme, que suena fatal. Se lo dije al de la peluqueria, a la que voy casi desde siempre: pelar, antes, se decia cuando "pelaban" a los burros. Con las tijeras, acorde con el burro, le señalaban la zona de carga. Aunque hablo de otros tiempos mios, supongo que seguiran pelando a los pocos burros que van quedando... en el campo. De los otros, que cada vez que lo observo hay mas, mejor no hablar hoy. Bueno, sigo. Me fui a cortar el pelo porque estaba... lo tenia... la verdad es que era consecuencia del ultimo corte que me hicieron en la misma peluqueria; soy muy fiel a las peluquerias, de siempre. Bueno yo suelo ser fiel a casi todo: al coche, a una camisa que se me echa encima cuando la cojo, al portatil, a mi butaca orejera, que se echa a temblar nada mas me siente llegar... soy un hombre muy fiel. Sigo ¡Vaya como me dejó! mas o menos como el del chiste ¿lo conoceis? os lo cuento.
"Uno, como yo, que va a su peluqueria, y le dice el peluquero ¿que? ¿como lo cortamos? Pues mira, por delante me vas a dejar una zona asi como ladeado, el resto para arriba, cortito. Atras me dejas unos escalones monos que lleguen hasta la coronilla. La parte derecha me la dejas casi al cero y la otra no, normal y... El peluquero asombrado le dice: ¡Hombre como te voy a cortar el pelo asi¡ y le contesta el otro: Hijoputa asi me dejaste la última vez que vine."
En fin y es que la confianza hace estragos. Ya sabeis, llegas y que? ¿que hay?, cuanto tiempo ¿no? ¿Y los niños? Los suyos claro, porque ya los mios de niño tienen poco, ¿como sigue Diego? Es que las motos son muy traicioneras. Lo que digo, ya la confianza... Me tocó Rafael, porque Raul, que fue el de la vez anterior no estaba de turno. Y lo de siempre ¿que? ¿como te corto?, claro a este no podia decirle lo del chiste, pues descargar, bueno mejor entresacar de los laterales porque hay que ver como crece el pelo por esa zona, que parezco a la muñeca Mariquita pérez (hay que ser hipocrita por mi parte, en lugar de decirle lo que habia que decirle), arreglar por ahi detras que parece que el pelo ha crecido mal ¿no? y un poquito mas corto que llegan las calores. Vale, vale, me dijo. Y ahi empezó todo. Hablaba... ¡como hablaba¡ que si la moto de Diego, que si a esta hora viene menos gente, que si el coche Saab es un coche buenísimo, que yo lo se porque me gustan mucho los coches... bueno. Yo, de vez en cuando, le decia: Oye ¿no estas cortando mucho? No, me decia mostrandome una tijera muy rara, estoy entresacando. Ya. Y seguia hablando como un poseso. ¿Seguro que no estas...? No ahora estoy igualando con la navaja. Ya. Que si el coche Saab era un coche muy avanzado... ¡un entendido¡. Bueno, ya está. ¿Te repaso las cejas? No, no, es cosa personal. ¿La barba, que le hace falta igualarla un poco?. La barba no me la toca... ni mi mujer. En esto que llega Raul, RAUL, el del corte anterior, ¿que, Raul, que te parece como le he dejado? Es lo suyo. Muy bien, yo lo veo muy bien. (Madre mia, me dije, cuando este tio dice lo que dice...) Yo me miraba al espejo y, en fin, no me veia tan mal, ya sabes, es que como te miras en tu casa..
Pague a la señorita que se encargaba de eso, con una sonrisa y unos ojos que casi me quitaron mis dudas, bueno para que mentir, se me olvidaron todas mis preocupaciones de cabeza. Es que tenia unos ojos... madre mia, para mi que está para eso, para que salgas de alli como un artista.
Y claro, con esos ojos... pues sali mas contento que unas pascuas y cuando llegue a mi casa, y me m ire EN MI ESPEJO... ¡¡el hijo de la grandísima¡¡... se le habia ido la mano, el peine, la navaja... ¡como me habia dejado¡ casi como cuando en la antigua mili te cortaban el pelo, ¡¡A MIS AÑOS¡¡ Bueno como será que habia quedado con un amigo a desayunar y, no fuí. ¡¡pero sino me reconocia ni yo¡¡. ¿En casa? Bueno pues mi mujer cuando me vió me dijo: Me tienes que llevar a Mercadona, cuando tu quieras, pero me tienes que llevar. Si, es que la rutina es asi, y las grandes superficies tambien. Y la confianza que da asco, ya digo.






7 comentarios:

JotaJota dijo...

Bueno me descuido un poco y ya ves, dos o tres nuevas cositas tuyas. Las peluquerias, Barberias que deciamos antes, eran verdaderos lugares de tertulia y ademas especializadas. No se si seguiran existiendo, pero la ultima que conoci era taurina. Por lo demas no deberias quejarte y otra vez procura dar menos conversación.

jara dijo...

Seguro que tu amigo, con el que no te reunistes para tomar el café, te habría dicho algún comentario de tu nuevo luk, puede que incluso agradable, y de seguro que no te habría pedido que lo llevaras al Mercadona. Si, la confianza a veces lo estropea todo...

Juan Adolfo dijo...

¿Porque crees que no fui a desayunar? No estaba dispuesto a darle la oportunidad de decirme lo que se le hubiera ocurrido... y ademas con razon; claro que todo menos Mercadona, llevas razon. Todavia estoy analizanddo la relacion que puede haber entre un corte de pelo y llevar a alguien a Mercadona... y no lo encuentro, Jara, ¡oye¡ Me estoy preocupando, de verdad.

Adriano (Escandalizado) dijo...

Yo creia que eras una persona seria Juan Adolfo. No es por nada pero con la de cosas que hay de que hablar y me sacas el corte de pelo, ¡de tu pelo! ¡vaya tela! Yo porque me gusta esto, que sino...

jara dijo...

¡¡Bueno,bueno... Adriano, que un corte de pelo es algo muy serio, acuérdate de Sansón!! Además, no es lo mismo que tú salgas de la pelu con la moral bien alta, seguro de tí mismo y de tus encantos, que con ganas de que no te vean ni los amigos...Se rinde más cuando se está a gusto y confiado y así es como lo queremos ver...¡¡¡Un saludo!!

Juan Adolfo dijo...

¡¡¡Como me comprende Jara, con lo poco que se lleva que lo comprendan a uno!!. Adriano, es que sigues siendo muy joven para poder ver adecuadamente; necesitas mas altura en la vida, vamos mas... tiempo. De todas maneras te agradezco que me hayas perdonado la mia... y que te guste estar aqui. Yo ya lo sabia.

Mafaldo dijo...

Bueno, bueno, vaya temita. Jara es nueva por aqui ¿no? Yo no es que me prodigue mucho pero si vengo de tarde en tarde. Pues Adriano estoy de acuerdo con lo que dice Jara, que me suena a femenino, un corte de pelo es una cosa muy seria... ¡se juega uno su autoestima... al menos hasta que crezca¡¡¡. Saludos Jara.