Páginas

lunes, 12 de abril de 2010

HA VUELTO A PASAR


Ha vuelto a pasar. En Seseña, un pueblo de Toledo, un nuevo caso de violencia juvenil extrema: la muerte de una niña, si, niña, de 13 años, presuntamente por una compañera de 14. ¿Que está pasando? ¿Que hemos hecho mal?. Hace unos dias, en Sevilla, un automovil conducido por un chico, al que acompañaba otro de mas o menos la misma edad, saltándose uno, dos o mas semáforos, atropellaron a dos chicas con consecuencia de muerte para las dos, que acababan de bajarse de un taxi, y que no fueron tres al quedarse una de ellas abonando la carrera del taxi. Al parecen iban bebidos, los dos, al parecer, segun datos facilitados por la prensa, en posesion de alguna droga y que huyen, una vez cometido el atropello, aunque ellos lo justificasen mas tarde, cuando otro taxista consigue acorralarlos y detenerles. Pero ¿que hemos hecho mal? padres, enseñantes, administraciones, leyes de educacion, ... ¿que está pasando?. Si ante el "ruido y molestias" que supone "el botellón" ó "botellona", se les "busca un espacio adecuado", lejos de molestias... para que sigan bebiendo, consumiendo pastillas y todo lo demas, si se les facilita sin esfuerzo alguno el acceso a lo que en epocas pasadas no podiamos ni soñar, si niñas de 12, 13, 14 años pueden llegar a sus casas a la hora que se les apetezca, si no hay padre o madre que compruebe en que estado llegan, si se les permite con la mayor impunidad la falta de respeto a sus mayores, profesores, si ... tienen mas horas de televisión en su cerebro que dias de existencia... ¿Como se ha tolerado que se hayan roto esas barreras que nos permitia saber que se podia hacer y que no, que permitian una pasable convivencia? ¿Como jovenes que aun no han madurado ni siquica ni fisicamente consuman alcohol, accedan a drogas, entren en un sexo abierto sin mas freno que el que ellos quieran? No creo que ellos sean los culpables.


Contamos, cuentan, con una sociedad que avanza mucho mas a prisa que los propios jovenes y por supuesto que su ordenamiento juridico. Contamos, cuentan, con una Ley del Menor, con cinco reformas en ocho años y las que te rondaré, que no resuelve el escandaloso incremento de la delicuencia juvenil.


A todo eso quizas no ayude mucho los llamados "avances proguesistas": pildora del dia despues, licencia para abortar sin mas consentimiento que el de la interesada. Interesada alimentada por sus padres, vestidas, de marca, por sus padres, con estudios pagados por sus padres, por aquellos a los que no tienen porque contar nada de su aborto... Si a ello unimos la licencia para beber sin mas limite que el que caigan empapados de alcohol pues tenemos ya un panorama que nos lleva muy cerca de lo que estamos viendo.


¿Y la Educacion, con mayúsculas? ¿y la enseñanza?... Según datos oficiales fiables el 50% del profesorado de los centros publicos temen ser agredidos en clase. El 80% lo ha sido en alguna vez y el 2% lo es todos los meses. Lo que es en Secundaria el 20% de los alumnos es victima de violencia escolar, el 66% ha presenciado escenas violentas y el 15% ha sido protagoinista de estos actos. Las faltas graves del alumnado se han multiplicado por dos en los últimos cinco años. El fracaso escolar es 24 puntos superior al fijado por la Unión Europea para 2010. Respecto a este tema de la Educación, lei una entrevista que le hacian a la Presidenta de Dinamarca y entre otras cosas decia que la principal prioridad que tenia para su pueblo era la educacion porque era la unica forma de que supieran a quien o quienes tenia que elegir. No digo mas.


Ignacio Camacho, en su columna diaria del pasado dia seis y precisamente sobre estos temas decia al final de su columna:


"Pero hay en esos sórdidos dramas adolescentes factores muchos mas profundos sobre los que solemos pasar de puntillas para no tener que aceptar cuotas de compromiso. La banalización de la violencia, la mitificación de la competitividad, la exaltación mediática de la estupidez, la consagración de la abulia intelectual, la indiferencia por el mérito, la postergación del esfuerzo, el desarraigo familiar y la indiferencia paterna, el aislamiento juvenil en internet y las nuevas tecnologías, el naufragio educativo, el desentimiento adulto, la ausencia de una estructura jeráquica de valores; todo eso tiene que ver con estos dramas aterradores como esa ley boba, injusta e inútil que trivializa el castigo y casi gratifica el delito. Solo que resulta mas complicado de resolver y mucho menos cómodo de asumir."


6 comentarios:

Mafaldo dijo...

Me parece a mi que este tema es una "patata caliente", que probablemente todos hayamos guisado y que ninguno sabemos como hincarle el diente. Probablemente, es mi opinión, el arreglo pueda venir con otra generación y mientras acotar, aguantar, corregir, y en la medida de lo posible ir corrigiendo los errores cometidos.

Adriano (Triston) dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dice Mafaldo, pero ademas yo creo que no hay mucho interes en que se arregle. Por un lado los padres que piensan que son los colegios y los colegios que deben formarse en casa y la televisión pues ya ves.

Juan Adolfo dijo...

Yo sigo creyengo que es un problema de educación y de formacion de padres. Es fundamental una buena educación y plantearla sin complejos de derechas ni de izquierdas: educar a un ser humano, prepararlo para vivir en sociedad y en democracia, cueste lo que cueste. Todo el mundo debde mojarse; nos jugamos años venideros.

Anónimo dijo...

Yo creo como tú, que es un problema de educación pero, ¿qué educación queremos dar a nuestros hijos? ¿Cual es la adecuada? aún olvidándonos de las izquierdadas y las derechas, ¿cuantas de nuestras mentiras cotidianas transmitimos a nuestros hijos y se las trnsmitimos porque forman parte de nuestras verdades? por ej.la relijión. Lo primero que hacemos es enseñar a nuestro hijos a tener fe en un Dios que no ve nadie, en vez de enseñarle a tener fe en sí mismo y en la capacidad humana, para que esa fe en Dios sea efectiva no deparamos en recursos que nos vienen contando desde antes de la Reforma de Lutero...Hipotecamos toda su educación posterior sobre los mismos cimientos, no les enseñamos democracia, ni honradez, ni sinceridad, ni franqueza, ni solidaridad, ni humildad, ni a ser libres, ni a pensar por sí mismos,, razonar, amar, ayudar, trabajar...La sociedad tiene unos cánones muy definidos desde hace siglos, están ahí pera que los cumplamos y enseñemos a nuestros hijos a cumplirlos y no nos paramos a pensar que hay muchos, muchos errores en nuestras conductas que transmitimos a nuestros hijos, les obligamos a vivir con demasiadas mentiras, hay que ser muy valiente y estar muy atento para educar bien, la educación se tiene que proporcionar en el ámbito familiar, con mucho cariño y claridad, revisando cada noche los errores del día, comenzando una y mil veces, sin tirar la toalla nunca y confiar en que finalmente nos saldrá un hijo bueno, honrado, solidario, trabajador...pero, ¿quién no educa a su hijo para que sea un trinfador por encima de lo que sea...? Para que venga otra generacion mejor hace falta una educación mejor, y hoy por hoy no somos capaces de presentar alternativas mejores que la que tenemo. Esta es mi opinión.

Juan Adolfo dijo...

Me parece a mi que no deberia haber incompatibilidad en tener fe en uno mismo y tener fe en el Dios que quiera. Me sigue pareciendo que de las cosas/valores que debemos transmitir a las nuevas generaciones, la transigencia y la tolerancia deben figurar en mayusculas. Cada uno puede creer en lo que le parezca, como cada cual puede no creer en nada y en ambos casos deben ser respetadas sus creencias. ¿De que educación hablamos que deja fuera principios fundamentales de la libertad y democracia? ¿que el que no crea pueda transmitirlo a sus hijos y el que crea no? Si asi piensas estas cayendo en lo mismo que criticas Anónimo.
Por cierto me alegra que "andes" por aqui.

Dalila dijo...

La verdad lo de la educación de los hijos debe ser tan complejo que nunca sabes si vas a acertar. De familias que han educado a sus hijos todos igual, unos salen estupendos y otros……………………………… a que se debe .? pues creo que no se puede saber, todo es muy complejo, puede depender de la forma de ser de cada uno. Ahora bién , lo que les inculcas de bueno o de malo no se olvida nunca.
Un ejemplo, a mí siempre me dijo mi madre una cosa muy simple, que no anduviera descalza, pues nunca lo hago. En cuanto a ser respetuosos con los mayores, que yo ya soy mayor, hasta hace poco, se me hacia raro tutear a las personas ancianas y todavía…………….La verdad esto no tiene nada que ver con la profundidad y los argumentos del texto que te ha enviado “anónimo”.