Páginas

sábado, 4 de abril de 2009

¿VAMOS AL NIHILISMO?




No se si la sociedad actual, nosotros, está preparada para asumir, debatir, los frentes que tiene abiertos: aborto, familia, eutanasia, sexo, corrupción, partitocracia, malversacion de dineros públicos nuestros y quizás, por encima de todos ellos, crisis económica, crisis de valores, crisis de fe, crisis de Dios...
En esto estaba cuando cayó en mis manos el editorial, que escribe Eugenio Trias, en la "Tercera de ABC" hace poco mas de un par de semanas: "De Dios y de Crisis". Todo en él es aprovechable... y no habla de crisis económica.
Viene a decir que quedarnos "vacios de valores y vacios de sentido" suele conducir a lo que se ha dado en llamar "nihilismo". Sigue diciendo que "hay crisis de época que se siente y se resiente como tales. La señal, que se ignora por completo el fundamento del que derivan. Hoy estaríamos, sigue diciendo, ante una manifestación del mejor Dios de la ira ó el Señor de las tormentas. La humanidad ha sido capaz de tener alguna previsión sobre ese Dios. En cambio no hay luz que nos haga comprensible la crisis de época que vivimos." Dice que "las épocas se reconocen a posteriori" y seguidamente se pregunta "¿que era nos aguarda?"
Para Eugenio Trias, y creo que para muchos mas "la transformación es radical y altera valores de vida, modos de ver y de vivir". Y yo sigo preguntandome ¿estamos preparados para vivir sin valores? ¿se puede vivir sin valores, en el nihilismo?
Sigue hablando de las distintas crisis personales que se "acoplaban en las edades de la vida: pubertad, iniciación a la vida,... y que se ritualizaban mediante un detallado ceremonial." Pero hoy "el nacimiento mismo está en crisis y crisis traumática. La agonía, la muerte, está en crisis. Inceridumbre sobre la vida futura está en crisis. Dios, el Dios viviente, el Dios de la singularidad, -no es uno es trino-, está en crisis". ¿Este Dios puede ajustarse, transformarse, amoldarse , incluso a que "en las actuales discusiones sobre Dios, ateos, creyentes, agnósticos, no se debata el eslabón, el enlace que le une a la vida tras la muerte."?
Hace tiempo, cuando por supuesto no habia leído nada del filosofo Eugenio Trias, decia a quien me escuchaba que estábamos en la época del "Dios plastilina"; lo amoldabamos, lo ajustabamos a nuestros intereses. "Porque Dios lo quiere" oia decir a menudo ¿y como sabes tu lo que Dios quiere?, les preguntaba . Y lo mismo con los valores reconocidos hasta entonces, que se convirtieron tambien en "valores plastilina", y hemos llegado hasta hoy.
El "Dios de la ira y el Dios de las tormentas". Parece que nuestros antepasados tenian claro donde estaba Dios. Y aunque hoy sepamos como, de donde y el porque de las tormentas, no se, ¿no nos convendria seguir teniendo próximo ese referente?.

8 comentarios:

Adriano (Serio) dijo...

No se, al menos hasta ahora, la humanidad ha ido salvando todos los obstáculos y quierase o no, hemos ido avanzando. Es verdad que en general la presencia de un Dios en ella ha sido una constante que ha dejado de serlo en épocas recientes. No se es muy dificil predecir si seremos capaces de vivir sin Dios, sin valores.

clara dijo...

Supongo que en épocas de cambio profundo, de crisis y hasta de desaparición de todo un sistema de vida, con hundimiento económico y quiebra total del estatus político, habría quién se echara las manos a la cabeza, considerando que la falta de valores era la causante de todo. Sí. Y hasta es posible que así haya sido, vez tras vez, a lo largo de la historia. De pronto, caen los valores imperantes y se hunde el sistema. Pero luego, aparecen otros principios sobre los cuales se monta otro aparato moral, económico y político. Personalmente, no sé a que atenerme, pero me temo que la naturaleza humana, por esencia, encierra en sí misma las claves de todo lo bueno y también de todo lo malo de lo que nos pasó ayer, de lo que nos pasa hoy y de lo que nos pasará mañana. Afortunada y desgraciadamente, todo al mismo tiempo.

Juan Adolfo dijo...

Todos los signos, señales, apuntan a un cambio de época, que nosotros ni vemos ni veremos; se vera después con la historia. Una gran amiga mía a quien recuerdo muy frecuentemente y a quien echo mas de menos, me decía que la Humanidad se mueve a golpe de pendulazos; lo que no se es si esta vez el péndulo ha llegado ya a término. Llevas razón Clara.

claro de luna dijo...

como dijo Jean Paul Sartre, el siglo XXI será espiritual, o no será, aquí está la clave de todo, o nos acrecentamos en valores morales o no seremos...

Anónimo dijo...

Con el Romanticismo hubo una crisis de valores, uno de los pintores que mejor representó este movimiento fué Friedrich, refugiandose en la naturaleza, buscando el aislamiento encuentro consigo mismo, en este siglo XXI, se percibe también este cambio de búsqueda, lo material sigue presente, pero el ser humano no se siente satisfecho, sigue indagando hacia lo espiritual.

Juan Adolfo dijo...

O seremos...otra cosa, Claro de luna, porque como dice nuestra contertuliana (le preguntaré a la filologa si es valida esta palabreja)Clara la naturaleza humana lleva dentro de si todo lo bueno y todo lo malo. Yo creo en el pendulazo que me decia alguien de "chico", y como ya dije, la cuestion es saber si el que vivimos ha llegado a fin.

Rafa dijo...

Entro a opinar en el asunto un poco tarde por razones técnicas. El tema de la crisis de valores, a mí me resulta bastante complejo. Pero crisis de valores y de toda índole han existido en todas las épocas,no hay más que echar una ojeada a la historia de la humanidad para darse cuenta de ello, y todas se han resuelto de una manera o de otra. Lo que ocurre, a mi modo de ver, es que las resoluciones nunca han satisfecho a todos por igual, porque los valores son factores muy subjetivos, de forma tal que los que para unos son buenos y positivos, para otros implican todo lo contrario. Pongo como ejemplo algo muy de actualidad: para los científicos y para la mayoría de los profanos que usan un poco del sentido común, el uso del preservativo es un método eficaz de prevenir el contagio del SIDA; en cambio para el Papa y la mayoría de la Jerarquía Católica,el preservativo no sólo es una inmoralidad, sino que, además, agrava el problema (palabras textuales del Papa en su reciente visita a Africa).
Se pregunta J.Adolfo si estamos preparados para vivir sin valores, instalados en el nihilismo. Yo casi me atrevería a invertir la pregunta: ¿estamos (ahora) preparados para afrontar los cambios que conllevan nuevos conceptos de valores? Porque hay valores que por sí mismos son inalterables; pero hay otros, de nueva instauración que dividen a la sociedad, verbigracia, la selección genética para salvar una vida, aprovechando las células madres del cordón umbilical del recién nacido seleccionado (Caso reciente en el Hospital V.del Rocío, de Sevilla).
La afirmación del filósofo Trias, que transcribe J.Adolfo, según la cual " no hay luz que nos haga comprender la crisis de época que vivimos",se la plantearían los que sufrieron crisis en otros tiempos,y, seguramente, habría respuestas para todos los gustos. En lo que a mí concierne, busco luz en la clara oscuridad de mi interior, tras empaparme de mi realidad exterior.

Juan Adolfo dijo...

Me alegra que las "razones técnicas solucionadas" hayan traido a Rafa por aqui. La ciencia siempre ha ido por delante de casi todo. Para mi es la encargada de desbrozar tantas ramas que el hombre y sus religiones han ido creando. Ejemplos tenemos muchos y uno muy próximo con Galileo, ya que se celebra el año internacional de la Astronomia: he sabido que fue confinado, por no decir otra cosa, hasta el último dia de su vida en su casa... ¡¡Por la Iglesia Catolica¡¡.(Sin comentarios).
La ciencia debe ir por un camino y las creencias por otro. Otra cosa son la pérdida de lo que siempre se ha dado en llamar valores y que el hombre, la humanidad, bueno parte de ella, ha ido consiguiendo a base de muchísimo esfuerzo... de humanización: se ha elevado el valor/concepto del hombre... y de la mujer, perdón . A eso creo que se refiere Eugenio Trias y a lo que yo me apunto.
Lo del preservativo, que para mi es una anecdota, que no merece mayor dedicación, no hay por donde cogerlo. Discutia hace años sobre este tema con un religioso y le argumentaba que me demostrara donde estaba escrito/mandado que el numero de hijos, el tener aquellos que pudiese educar adecuadamente, deberian ser los que "Dios quisiera". En Africa, gran partye de ella, no usar el preservativo deberia estar penado, y sancionado por la propia Iglesia; probablemente mueran mas por el sida que por no nacer.