Páginas

martes, 1 de octubre de 2013





                      Mi cuco ya tiene cita con el   

                                                                 Otorrino



No quepo dentro de mí de lo contento que estoy. Se trata de mi cuco. He hablado, por fin, con el Otorrino de los Cucos y me ha dado la alegría de que su mal tiene cura, de que mi cuco recobrara la  voz. Y le he pedido cita para llevarlo; por la fecha que me ha dado, no andan muy bien las cuerdas vocales de los cucos.

 La voz de los Cucos es especial porque tiene dos sonidos;  los Cu Cu que dan la hora tienen cada uno su propio sonido, es decir su propio fuelle. No lo sabía. Últimamente no tenemos mucho contacto, pero ahora, al menos tendré que ponerle en conocimiento de lo que le van a hacer y de paso también recriminarle de que no me haya dicho de que cada Cu que canta tiene su propia entonación , ¡con la de noches que hemos pasado juntos!. Y es que el Otorrino de los Cucos no se va a limitar a arreglarle la voz, algo que echo mucho de menos, sino que va a hacerle una intervención general; tendré  que decirle que probablemente esté en el quirófano unos días, entrando y saliendo, claro, y que la intervención va a ser complicada, aunque eso sí, sin peligro para que deje de medir el tiempo, que es lo suyo.

 No debe ser una intervención fácil, dado el tiempo que me ha dado para que lo lleve. Al parecer dado su estado, sus "cuerdas vocales", están tan mal que no tienen arreglo ni tratamiento, por lo que es necesario llevar a cabo un "trasplante" y ahí esta la complicación, que hay que buscar un donante, pero no un donante cualquiera, sino un donante que reúna sus mismas características  de dimensiones, de sonido y lo que del mismo pudiera derivarse. Pero la cosa se complica un poco mas, porque al ser de origen centro-europeo, es que mi cuco tiene su aquel, pues tan solo admite este tipo de trasplante de los Cucos procedentes de ese entorno. Las cosas de los Cucos.

 La verdad que lo he notado triste últimamente; debe ser duro, lo comprendo, no poder expresarse como a él le gustaría. La verdad que, en un principio, creí que era una cosa personal conmigo, porque últimamente no tengo mucho contacto con él, pero es que por un lado, el verano, que separa tanto, y por otro que he estado preocupado buscando el Otorrino adecuado, porque lo suyo requiere un profesional especializado, y concretando cual iba ser exactamente la intervención, me ha tenido ocupado lo que probablemente haya entendido, como un alejamiento. Y nada más lejos de la realidad. Pero vamos ya hemos normalizado nuestra relación; debo estar más cerca que nunca teniendo en cuenta el ratillo que va a pasar.

 Lo voy a echar de menos el tiempo que este en la clínica, pero mientras tanto estoy cuidándolo y diría que mimándolo que no sé si será bueno, porque conociéndolo como lo conozco, son ya muchos años, se ha hecho viejo conmigo, bueno nos hemos hecho mayores juntos, veremos que pasa después, pero vamos es que el momento se lo merece. Así que lo tengo que ya quisieran muchos Cucos. Cuido su aspecto, esta reluciente, cuido que sus pesas no lo sometan a mucho esfuerzo, por lo que las subo a mitad de su recorrido, que no pierda su estabilidad, ya sabéis los Cucos son muy suyos con eso del equilibrio... en fin, espero que no se me note demasiado la preocupación que tengo ante su gran operación. Pero bueno lo mejor es que nuestra relación, que nunca ha sido mala, se ha normalizado como, por otro lado, así ha sido siempre.

 Y no sé que hacer. Veras es que su ida a la clínica, además de lo que conlleva siempre ir a esos sitios, por mucho que te digan, que si no pasa nada, que es un ratito, que la cirugía esta hoy muy adelantada, que si la anestesia ya no es lo que era... lo que sientes por el cuerpo no te lo quita nadie y más tratándose de un amigo de esta categoría de toda la vida. Y no sé que hacer, me refiero al hueco que voy a sentir cuando no este. Estaba pensando en poner un dibujo mío, después un icono que hice hace tiempo, que viene bien en ese espacio, incluso uno de esos cacharros metálicos horrorosos que suelen ponerse en las paredes... pero no, lo voy a dejar libre, respetando su espacio, el espacio que ha venido ocupando durante tantos años y que se mece se le respete por derecho propio. Eso es.

La verdad es que no sé si es consciente de que lo van abrir y no solo le van a trasplantar sus cuerdas vocales, sino que lo van a sanear, vamos que le van a andar en sus tripas y de paso, ya que está abierto en canal, pues a ver como anda ese corazoncillo. Hombre sufrir no ha sufrido mucho; la vida que ha llevado no creo que le haya afectado al corazón, bueno al corazón ni a nada ¡Vida la que se ha pegado! Claro que algo de culpa tengo yo con tanto cuido y tanto mimo. Como será que en estos días le estoy poniendo música,  pero música que le relaje, por ejemplo ahora mismo le acabo de poner dos conciertos para orquesta y violín que, para mí, creo que no hay otros, uno es de Bruch y otro de Mendelsson. No se quejara, digo yo.  ¡Huy, acaban de terminar!. Se los voy a poner de nuevo. Les dejo que mi Cuco es lo primero.

No hay comentarios: